Estoy lista, pensé...

Gabriela Provenzano

Junín, Pcia. de Buenos Aires

A propósito del mechoncito rosa, y el lazo rosa…. (No voy a ahondar en eso, pero investiguen si les dan ganas, y capaz lo dejan de pensar como lo están pensando, no es rosa el cáncer).

Me voy a atrever a escribir estas palabras. Hace 3 años , volvía yo de mi primer viaje sola, creyendo que había acomodado cada pedacito de mi corazón, que tanto trabajo conmigo misma me había llevado a ese nivel de bienestar que te permite viajar sola y quererte lo suficiente como para pasarla genial con vos. Antes de ir me palpé un bulto chiquito en la mama, mi amiga me dio un sabio consejo: "ahora viajá, después lo vemos". Por fortuna viajé y después, inmediatamente, me ocupé de que me vieran. Unos días antes del día de la madre me hice la biopsia. Soy muy figurativa se ve, cuando tengo que hacer las cosas.

Era el día del Pediatra, yo soy una de esa especie, estaba planchando en casa con mis hijas, soy de esa especie que plancha y tiene hijos. Ese día, llegaron dos de mis amigas médicas también, trayendo el resultado de la biopsia. Sólo tocaron timbre, no necesitaron decir nada. Las vi paradas ahí a través del vidrio del portón. Las dos ahí… estoy lista, pensé. 

Como nos soy original, primero pensé, y dije: "che, yo ahora no me puedo morir, las chicas son muy chicas". Siguió lo que siguió. El tratamiento, las cirugías, la quimio, la caída del pelo, la peluca, la intensa mirada hacia mí, el querer saber qué me pasaba mas allá de la cuestión biológica, el querer saber por qué. El volver a pensarme, a renacerme, el volver a mirar todo, cambiar la mirada sobre mí. Perdonármelo todo. Amarlas más, ver cómo los demás se acercaban o se alejaban de un modo tan definitivo, verlos a los demás cambiar también en función de lo que me pasaba. Parece que necesité a toda mi banda soporte, compuesta de invaluables personas, que ya nunca dejarán de ser mi familia, para salir de esta. 

Me decido a escribir, para las que no salieron, para las que están en el medio de la cosa, para las que necesitan estar en silencio, atravesando lo que atraviesan. Para los que están sufriendo ahora, para los que creen que a ellos no les va a pasar nunca, para los que creen que se puede vencer, para los que creen que son vencedores, para los que a pesar de saber mi recorrido me han hecho daño, para los que me han amado, y para los que sin conocerme han llegado hasta acá en esta lectura .

No es rosa el cáncer, che.

Acercate a tu amigx, a tu hijx, a tu mujer, a tu varón, a tu compañerx , dale un abrazo , miralx, respetalx, amalx, no te distraigas .

No te distraigas 

No te distraigas 

No te distraigas.

Salute a todxs y ojalé aflojen con el lacito rosa.