Una hermosa historia de cáncer

Jaqueline Palou

Bombal, Pcia. de Santa Fé

¿Cómo comenzar a contar esta hermosa historia? Sí, sí, esta hermosa historia. Aunque parezca raro ya entenderán por qué. A los 29 años comenzó todo, hacía 2 años que quería ser mamá y había empezado a hacer tratamiento para quedar embarazada y, bueno, me toqué y en ese instante entendí todo. Sí, todo.

Tenía cáncer, señoras y señores. Sí, sí. A los 29 años. De los malos, malos, más malos era mi tumor. Lloré un día, al otro me levanté y arranqué con todo. Luego de eso, y les resumo porque es larguísima la historia,tuve en la otra mama. Después en las dos, después me hice mastectomía y así 8 cirugías,millones de quimios, rayos y todo lo que se puedan imaginar. Esas sensaciones de ahogo, de que nunca se termina y de que te morís son sólo pasajeras. Cuando entendés la vida, el cáncer te muestra que es un milagro. Les cuento que en 2016, en el medio de todo este caos, después del alta y mi ángel de la guarda,el Dr. Paredes, ¡fui mamá! Sí, sí. Después de 6 años de lucha, de quimios, de rayos y en contra de todos los pronósticos quedé embarazada. El embarazo fue perfecto, feliz. ¡Y nacimiento soñado de Francina! Que hoy tiene 1 año y 2 meses. Yo ya estoy operada de nuevo y haciendo quimioterapia otra vez. O sea,fue un milagro. Por supuesto que ahora todo es distinto, es todo por ella.

Por eso, al hablar del cáncer podría contarles cosas terribles, dolorosas, pero ya todos las conocemos. Hoy quise abreviarles lo feo del tratamiento y del transcurso de la enfermedad y contarles mi historia, para que sepan que siempre,siempre se puede. Que la vida da muchas oportunidades y que los milagros existen. Que no es fácil, pero si los sueños salen desde lo más profundo de nuestro ser, se hacen realidad. Ojalá mi historia las ayude a vivir el cáncer desde otro lugar.