Mi mamá

María Amalia

Longchamps, Pcia. de Buenos Aires

Mi mamá falleció de cáncer de mama a los 50 años. Unos años antes había notado una protuberancia en una mama, tuvo miedo y no se hizo tratar. Con el tiempo esa protuberancia creció y cuando mi mamá fue al médico le detectaron cáncer de mama. La operaron, se hizo rayos, quimio, tratamiento con crotoxina. Al año de concluir la quimio comenzó a sentir molestias de cintura, hasta que un día no pudo levantarse de la cama. Tenía metástasis en huesos y médula.  En dos meses se nos fue. Éramos chicos, mi hermano tenía sólo 17 años y yo 22. Tuvimos que salir adelante sacando todo lo mejor de nosotros para poder ayudarnos y ayudar a nuestro papá, que se encontraba devastado. Pasaron casi 15 años, pero lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Los tres tomándole la mano a mi mamá y ella despidiéndose de nosotros...