Mi vida antes y después del cáncer

María Isabel Gallucci

Ciudad de Buenos Aires

En el año 2015, como era habitual, me realicé controles ginecológicos de rutina esperando, como siempre, que mi doctora me dijese: "esta todo bien". No fue así. En la ecografía mamaria se detectaba un nódulo sólido que ameritaba punción. Sentí en ese momento que me paralizaba, me estallaba la cabeza, no podía pasarme a mi! Mi obra social, con una eficacia digna de destacar, realizó todos los trámites urgentes. Llegó la confirmación tan temida: fue un desborde de angustia, miedo, enojo, ¿no vería crecer a mi hijo? ¡Imposible! Fui operada con éxito, buena recuperación, y luego otra vez el dolor: conocer el tratamiento, quimioterapia, radioterapia , medicación. 

Pasaron los meses, pude enfrentar cada paso del tratamiento con fortaleza, con caídas y triunfos, tuve el apoyo de Macma, compartiendo el mismo sentir, el amor de mi familia, amigos, entorno laboral, nadie me dejó y eso es lo que ha dejado huella en mí. Después del cáncer alguien me dijo: "el cáncer esta solo, nadie lo apoya, en cambio nosotros , los pacientes, estamos juntos, haciendo fuerza para la recuperación, y con la ayuda de la ciencia y el amor de quienes nos quieren". Estas palabras me volvieron a la vida, que creía terminada, y hoy vivo cada día con intensidad y feliz, con la certeza de que juntos podemos!