Un camino de aprendizaje

María Teresa Gagliardo

Ramos Mejía

Voy a contarles un breve resumen de mi vida y el paso por el cáncer de mama.

En 1986, antes de cumplir un año de casada, tuve un fibroadenoma benigno en la mama izquierda. Un año más tarde pierdo un embarazo. En 1989 me gradúo como bioquímica y el mismo día soy mamá adoptiva de una bella niña, hija de mi hermano, su mamá falleció dos meses después de su nacimiento.

Cuatro años después nace mi único hijo biológico, mi ginecólogo lo llamaba bebé de oro, de tanto que nos costó ese embarazo.

En 1997 pierdo otro embarazo y a principio de 1998 me detectan cáncer en mi mama derecha. Pasé por una mastectomía y quimioterapia. Luego controles regulares. Sin otra medicación porque no era hormono dependiente. Dos años después llegó la reconstrucción.

Frente a esta situación dejo mi profesión, comienzo con el Reiki y otras disciplinas que me hicieron y me hacen muy bien como la Biodanza, por ejemplo. En el mientras tanto sigo con los controles periódicos hasta que en el 2011 aparecen 3 nódulos en la mama izquierda; después de una resonancia magnética y biopsia negativa se decide esperar 1 año para el próximo control. Ese año me sentí paralizada.

En el 2011 se acerca a recibir reiki una paciente de MACMA y me cuenta de lo bueno del grupo de auto-ayuda. Inmediatamente me surgieron ganas de participar y ser voluntaria.

En el 2012 la biopsia dio positiva para 2 de los 3 nódulos. Carcinoma ductal infiltrante. Allí tomé la decisión de hacer la mastectomía en mi mama izquierda, con reconstrucción en la misma cirugía. Gracias a la espera de ese año, mi biopsia fue a USA para hacer el test Oncotype DX (estudio genético para tumores hormono dependientes como el mío). El resultado fue que no necesitaba quimioterapia y sólo debía tomar tamoxifeno como terapia hormonal.

Terminé el tratamiento, estoy muy contenta. Y cada día sigo sanando la relación conmigo misma. A los doctores que me acompañaron en esta etapa los aprecio mucho, los sigo visitando una vez al año.

Hoy soy voluntaria en MACMA (Movimiento Ayuda Cáncer de Mama). Damos charlas de detección temprana a la comunidad. Logro reencontrarme con lo lindo y valioso de la VIDA. Compartir mi experiencia me hace muy bien.