Soy Mariana Allu, una resiliente más

Mariana Allu

Tandil, Pcia. de Buenos Aires

Me descubrí un bulto en la mama derecha mientras me bañaba, fui al ginecólogo y en cuanto me palpó, supe por su cara que algo estaba mal. Me derivó en forma urgente al mastólogo, me punzaron y ahí supe que tenía cáncer. 

En 30 segundos pensé 15.000.000 de cosas, parecía que al salir de ahí, me iba a morir. ¡Jajaja! Hoy me río, recuerdo que pensé tres cosas: la primera fue "¡Ah, no! Yo no me voy a morir antes que mi ex marido, todavía no tengo la división de bienes hecha y siempre tengo miedo a que los deje en la calle". Me tranquilicé enseguida porque me di cuenta de que si me moría iba todo a sucesión. La segunda fue mirar al que en ese momento era mi pareja y pensar, por qué la vida me había dado solo tres años de amor. También me volví a tranquilizar pensando que por lo menos había conocido el amor, muchos se mueren sin conocerlo. Y por ultimo pensé, cómo le digo esto a mi mamá, como si hubiese hecho algo malo. 

Mientras tanto, mi pareja, me preguntaba por las posibles soluciones: la cirugía, 16 quimios y 38 sesiones de rayos. Anduve un año y medio mostrando orgullosa mi pelada, cumpliendo al pie de la letra todos los efectos secundarios de las drogas. ¡Jajaja! La pasé muy mal, pero siempre con humor, mi familia se destaca por eso, mientras vomitaba, decían "¡Llamen al exorcista que está endemoniada!" ¡Jajaja! Cuando me recuperaba de cada quimio iba a la escuela donde trabajo para mostrar que todavía seguía en pie, quería enseñarle a mis alumnos que no iba a parar de luchar, más allá de los resultados la actitud era la respuesta. 

Publiqué en facebook todo el tratamiento, me sirvió a mí y a muchos. El humor, el ánimo, la actitud son tan importantes como el tratamiento, porque sí, siempre hay un montón de gente que te acompaña y te apoya, pero en esos momentos una esta sola y si no le pones onda no hay quien te salve. Mis médicos, unos genios todos y   así todo pasó. Me despedí de la pelada haciendo un body painting y fotos, soy profesora de artes visuales y mis amigos también me acompañaron en eso. Se puede, no es fácil pero se puede. Ánimo y fortaleza para la que aún esté combatiendo al enemigo, con la mente en positivo es muy fácil de derrotar. ¡Viva la vida! ¡Viva la risa! Del amor mejor no hablemos. ¡Jajaja!