Todo se puede

Adriana Elisabet Marchiaro

Florentino Ameghino, Pcia. de Buenos Aires

¡Hola! Soy Adriana Marchiaro, para poder contar mi historia o mi experiencia con el cáncer de mama, tengo que contar cómo empezó mi derrotero con esta enfermedad ya superada, por suerte.

Todo comenzó en el 2002, cuando me detectan en el ovario derecho un tumor maligno encapsulado. Cuando los mandan a analizar deciden hacerme quimioterapia para prevención. Fueron seis meses complicados. Luego de una serie de controles cada tres meses, en el 2006 me detectan en la mama derecha unos nódulos, hacen punción y malas noticias, otra vez operación, otra vez lo mismo y rayos. Después la mama izquierda, pero era benigno, y después de unos años vuelve a aparecer en la mama derecha. Los médicos deciden hacer una mastectomía bilateral con todo lo que eso implicaba, no había otra opción.

Anteriormente me habían sacado el útero y el poco de ovario izquierdo que me habían dejado, otro momento de angustia. Fue algo inesperado que me sacaran las mamas pero mis sobrinos, que eran chiquitos en ese momento, me dijeron: "Tía, nosotros te queremos con tetas o sin ellas".

Primero tenía mucha bronca, mucha angustia, la pregunta de siempre "por qué a mí" y la psicóloga me dijo "por qué no a vos".  Pero cuando empecé con el tratamiento de quimio, jamás bajé los brazos. Cuando veía que mi cabello se caía no importaba, "va a salir mejor, más lindo y sano".

Siempre tuve Fe y mucha confianza en mis médicos y en mí. Jamás me dejaron sola, siempre con el apoyo de mi familia y mis amigos

Y bueno, acá estoy, después de haber pasado por 10 operaciones y todo lo contado sigo con los controles anuales. Casualmente fui la semana pasada y está todo más que bien.

Siempre agradecida  y como me dijo la oncóloga, "esto es una sociedad: un 50% de los médicos y otro 50% tuyo", si no, no funciona. Nunca hay que bajar los brazos, siempre con actitud todo se puede en la vida, depende de uno. No es fácil pero tampoco imposible.

Yo vencí un monstruo gigante que no pudo conmigo. Arriba fe, confianza, a no de caer, nada está perdido.

El CÁNCER SE CURA, SE VENCE.